Amiga antofagastina de mamá me regaló su conchita

13 min

En tiempos de guerra cualquier hueco es trinchera dice el viejo y conocido refrán. Yo prefiero cogerme a flacas de mi edad pero si una veterana se me abre de piernas tampoco voy a hacerme de rogar. Ella es amiga de mi madre y me pide guerra así que me la tiro en casa de mis padres aprovechando que se han ido al trabajo. Para mi sorpresa ella está completamente depilada y su conchita no huele precisamente a rosas sin a hembra en celo por lo que le meto la lengua hasta lo más profundo de su ser y me deleito con sus gemidos y contorsiones.