Amiga comprensiva era modosita hasta que le metía mi verga

24 min

Mi amiga comprensiva era una flaquita bien agraciada, con sus toques europeos y sus modales en la mesa eran toda una belleza para mis padres cuando se las presenté. Pero lo que no sabía era la forma como cogía en la cama; era toda una perra sucia que me pedía mi verga a gritos, y es que toda la forma educada, su buena habla y sus extraordinarios modales eran totalmente opuesto cuando se la comenzaba a meter. De ser toda modosita se transformaba en una perra que solo quería recibir verga por horas y me lo pedía a gritos. Lo exigía ansiosamente.