Amiga de Tarapacá chorrea como una fuente cuando está caliente

14 min

Mojo hasta las sábanas si me sabes calentar me había advertido ella cuando nos conocimos. Yo pensé que era una broma pero con el tiempo descubrí que era verdad. Mojaba todo lo que estaba alrededor de su vagina. Su entrepierna parecía una fuente de donde manaba líquido abundante. Su lubricación era tal que hasta podía llenar un vaso normal. Y eso no era todo lo raro sobre ella. Además, cuando llegaba al orgasmo se mataba de risa. La primera vez me impactó y pensé que tenía un ataque hilarante, pero así era su forma de manifestar el clímax. De una manera muy jocosa.