Amiga mamona me deja seco y encima me presta plata

8 min

Yo estaba sumamente deprimido porque no tenía ni un peso para pagar mis cuentas. Felizmente una buena amiga mía vino a verme y al notar mi triste situación, me presto el dinero que necesitaba. No solo eso, encima me levantó la moral pues mi polola había cortado conmigo así que me hizo una mamada muy cariñosa. Cuando me vine en su boca, eyaculé profusamente, de tal manera que pensé que nunca terminaría de palpitarme la verga. Ella lo sostuvo firmemente y le sacó lustre a mi pene con su lengua ávida de tragarse mi líquido sagrado como si ella fuera una sacerdotisa del sexo.