Anal brutal con mi prima de Tarapacá

11 min

Ella vino de visita y como buen anfitrión la traté como una reina. El último día ella me agradeció de una manera muy especial, regalándome su culito que había sido una tentación constante durante toda su estancia en mi ciudad. Con un poco de lubricante y protegido con un condón, le di durante un buen rato por el ano. La flaca resistió muy bien y hasta me pedía que le dé más duro pues su pololo la tenía acostumbrada a darle por el orificio posterior. Era realmente muy aguantadora y resistente en la cama. Tuve que esforzarme el doble de lo habitual para satisfacerla.