Anal con la secretaria nueva en mi humilde morada

8 min

Todos los jefes querían montarse a la nueva secretaria pero fui yo el afortunado que disfrutó de ese culito delicioso que se lucía en minifalda por las oficinas de mi trabajo. Llevarla a mi cama fue una combinación de estrategia y un poco de buena suerte. Ella necesitaba ayuda con unos encargos y yo quería remojar mi payasito en su vagina. Conjugamos nuestros intereses y finalmente no solo pude disfrutar de su conchita sino que también pude desflorarle el ano pues ella me confesó que su pololo se lo venía exigiendo hace tiempo pero ella tenía miedo de decepcionarlo, así que le di una clase gratis de sexo anal.