Aprovecho mis vacaciones cogiendo con mis dos tías en Pirque

33 min

Tener dos tías rubias que son unas reverendas putas es lo más parecido a sacarse la lotería y ese weon sabe aprovecharse de la situación. Ellas están jugando en la sala y él las observa pues sabe muy bien que están ligeras de ropa pues esperan las llamadas de sus machos para ir a cenar, bailar y luego coger toda la noche. Así que ni corto ni perezoso, ese sobrino califa las va calentando hasta que la sopita empieza a hervir y él se la puede comer sin usar los cubiertos. Un trío caliente con dos tías buenorras es algo que solo se puede ver en las mejores películas porno de los setenta.