Borracha y despechada termina con sus piernas en mis hombros

10 min

A varias de mis amigas les gusta pasarse de copas y acaban en hoteles baratos con hombres desconocidos, por eso yo hago mi labor social voluntaria y me las llevo a mi departamento. El sábado pasado fue el turno de Giannina. Fuimos a la boda de una de sus primas y al regreso subimos a mi depa. Estaba despechada pues su pololo le había puesto los cuernos. Pronto, sus gruesos muslos cayeron en mis hombros mientras la miraba fijamente, ella debió sentirse deseada y penetrada hasta quedarse dormida; eso me excitó, entonces decidí acabar y dejar dormida a la borracha de mi amiga. Fue un acto muy placentero al menos de mi parte.