Cabalgata sensual con mi vecina de Rancagua

11 min

Cuando mi vecina se mete a mi cuarto con el único objetivo que me la coja, debo hacer gala de toda mi sapiencia y mi resistencia para satisfacerla. Ella es del tipo de mujer que no se queda en medias tintas, exige mi máximo rendimiento en la cama y me exprime hasta la última gota. Le gusta cabalgarme y mamarme la verga para que se me ponga bien dura y logre satisfacerla. Claro que después debo dormir un par de horas más para recuperarme, pero tiene la ventaja que ella también se esfuerza para satisfacerme y no se niega a nada que yo le pida.