Cara de mosquita muerta y una loba en la cama

10 min

Mi amiga parecía una mosquita muerta pero en realidad era toda una fiera en la cama. Con la cara de inocente y cuerpo menudo que tenía te sacaba unos movimientos y se atornillaba mi verga de una forma que otras mujeres con mayor culo no podían. Esa tarde fue todo sexo y perdición: acabamos tirados en la cama con nuestros sexos ardientes de tanto rozarnos entre nosotros. Por lo demás todo fue normal en nuestro viaje de placer. Conocimos nuestros cuerpos y nos lamimos hasta el alma. Su lengua era insaciable. Me pedía y hasta me exigía que la vuelva a penetrar una vez más.