Casi me doblaba la edad pero se tragó mi pichula

10 min

Yo tengo 19 años y mi tía 32. Un día la muy perra abrió la puerta del baño mientras que orinaba, ella pidió perdón, pero yo le dije que pasara. Ella se hizo la tonta y me dijo que era un loquillo, pero yo me moví rápido y la jale al baño y le agarre el culo a través de su licra negra. La puse en cuatro y le metí una buena chupada su concha, de ahí metí mis dedos a su ano para saber si entraba mi pinga: se la metí toda y la muy perrita se aguantaba el dolor de cada penetrada que le daba por el culo.