Cogiendo con mi polola para rellenarla de semen

11 min

La primera vez que me cogí a mi polola fue de improviso, la arrinconé en mi cuarto. Ella se quejaba, me decía: suéltame, suéltame, enfermo. Pero no gritaba ni me arañaba, signo de que quería más. Eso me excitaba más, así que le termine de meter todo mi pene y taparle la boca mientras que a los segundos me la culeaba con intensidad. Le metí varios golpes al culo para dejarme llevar por toda mi locura, por tal razón acabé rápido y la muy puta de mi hembra se fue al baño agarrándose el culo como si se avergonzara de tenerlo así, relleno de mi semen.