Con mi nuevo peinado ella se mojó todita

10 min

Mi polola Shirley es bien putita cuando la sé excitar; ella se calienta rápido si le hablo de cantantes japoneses. Al parecer le encantan los jalados, pero a mí no me importa porque yo soy el que se la mete y la hago gemir. Una vez me pidió que me haga un corte japones algo homosexual; yo acepté a regañadientes, claro que a cambio me diera todo su cuerpo por una noche en mi cuarto: ella aceptó sin problemas. Así que con mi nuevo look me la follé sin parar por horas. Ella gemía pero resistía. Nos la pasamos bomba y al día siguiente un polvo mañanero para emparejas las cosas.