Conocí a una lamedora de pies de Peñaflor

25 min

Fue algo inesperado saber que a ella le gustaba lamer los pies de sus parejas durante el sexo. No era uno de mis fetiches favoritos pero tras besarla un buen rato, decidí probar ese exquisito placer. No fue algo fuera de serie ni me hizo ver las estrellas pero me agradó mucho la experiencia. Su boca realmente me dejo bien ensalivado todo el pie. Lo hizo alternativamente y me gustó cómo se deleitaba con mis dedos. Parecía inundada por un frenesí contenido que pugnaba por salir de ella, muy de su interior e inundar toda la habitación que nos cobijaba en esa ocasión.