Desde el mercado me la llevé a mi cama

10 min

Cuando fui al mercado conocí a Sandra; ella era de morena con buenas piernas, bestial trasero y linda sonrisa. No opuso mucha resistencia cuando la invite a salir. No me tarde más de unos dos días en cachármela, y cuando lo hacía la puta gemía como perrita: en eso le gustaba sacar la lengua y morderse los labios, cosa que me hizo que me prenda mucho más y la perfore con más fuerza. Para rematar le hice un enorme beso negro que le saqué hasta el alma; ella toda agradecida decidió secarme bien los huevos con sus mamadas de puta. Al vaciarme en sus tetas ella me pidió que lo hagamos de vuelta otro día.