Ebria le mostré mi vagina húmeda a ese señor

10 min

Mis piernas que el señor no dijo nada, metí mi mano por debajo de mi falda y tú qué crees, mi vagina estaba húmeda. Hice como si buscara algo. Pero sólo mi amiga esperando una reacción del señor y así fue al fin se distrajo un poco a poco he ido a tocarme. Bajo su velocidad esperaba donde llegaba mi ebriedad y continúe, otra vez me queje del calor y comencé a subir hasta dejarlas descubiertas claro con un color morado oscuro elegante la respiración del señor comenzó a ser agitada. Usted qué opina que hace mucho calor tengo el pecho mojado. Sí señorita, dijo él.