El segundo día después de casados en Puerto Montt

11 min

Tantos años cogiendo como pololos hace que al día siguiente de su matrimonio pongan la cámara que les regaló su padrino más tacaño y se graben en un encuentro muy cariñoso. No hacen alarde de poses como gimnastas pero se nota que se aman y cuando hay amor, el sexo pasa a segundo plano pues los sentimientos son demasiado fuertes que hasta contienen la pasión. Pronto llegarán el embarazo y los niños pero por el momento pueden disfrutar de esos momentos de intimidad donde reina una despreocupación absoluta por lo que ocurre en el resto del mundo. Solo importan ellos dos.