Ella estornudaba pero resistía mis embestidas apoyada en la pared

14 min

Mi polola estaba resfriada por exponerse semidesnuda al crudo invierno. Vino a mi casa y estuvimos conversando un rato hasta que me dijo que tenía que regresar a su casa. Pero no la iba dejar así no más; primero tenía que cogerla bien para que sepa con quien se había metido. Yo no soy de los tipos delicados que lo hacen una vez a la semana. A mí me gusta coger seguido y parejo. Si mi amiga no puede seguirme el ritmo, pues es su problema pues yo no doy segundas oportunidades. Hembras en celo es lo que sobra por todas partes.