En Cautín descubrí a papá poniéndole los cuernos a mamá

12 min

Espiando a mi padre, vi como penetraba con su gran pene el trasero de una de las amigas de mi madre, y ella que tenía la cara llena de dolor y placer por lo roja que estaba. Todo eso fue suficiente para no volver a entrar su habitación nunca más, así escuchara gritos de ayuda desde su interior. Lo bueno es que pude chantajearlo para que me diera los datos de algunas mujeres liberales y desde ese día no me falta con quien coger cuando tengo ganas de meterme un polvo. Mi madre ni enterada de que mi padre le pone los cuernos en sus propias narices.