Espiando a mi vecina escuché cómo se la culiaban

11 min

Yo siempre estaba pendiente de las actividades de mi vecina, pues me gustaba verla en toalla o en paños menores cuando se paseaba por su casa pensando que nadie la veía. Yo era un mirón malicioso sin remedio y pajillero. Pero una noche estaba sola, según parecía. En ese momento, también escuché que hubo un grito agudo acompañado de un lamento. Pero era curioso porque ella no era de hacer ruido. Así que subí a mi azotea y pude ver cómo se la culiaba un tipo cetrino con cara de mañoso que tenía una verga enorme que atravesaba a mi vecina.