Estaba menstruando pero a él le importó un comino

15 min

Yo estaba en mis días rojos pero a él no le importó en lo más mínimo. Simplemente quería coger aunque quedase completamente embarrado con mi sangre. Creo que le proporcionaba un deleite especial verme embarrada con los efluvios de mi útero. Toda enrojecida y olorosa. No he conocido a otro hombre con ese peculiar gusto por la menstruación femenina. Debo confesar que era un gran alivio coger porque hacía desaparecer los cólicos menstruales. Aunque el problema era que la lavandería se llenaba con mi ropa manchada. Por eso prefería desnudarme por completo aunque los lugares que él escogía no eran muy privados.