Eyaculador precoz de Mariquina se monta a su hembra

11 min

Siempre que me tiro a mi polola me gana mi eyaculación precoz. Hace unos días, la puse encima de mí agarrando sus brazos y la comencé a montar sobre mi pichula. En eso comenzó a gemir un poquito y decir “déjame” pero yo seguí penetrando con más fuerza hasta que sentí que un líquido caía por mi pierna: boté mi leche demasiado rápido; cosa que me enojo y decidí cambiarme y volver a tirármela al día siguiente. Creo que tendré que ir al médico para solucionar este problema. No quiero acabar adornado con cuernos como dicen que acaban todos los precoces.