Follada en doggy con jalada de cabello incluida

11 min

Encontrar a una mujer que disfrute del sexo rudo no es tan fácil en la ciudad donde vive Fernando. En una sociedad conservadora, las mujeres prefieren la pose del misionero, quedarse quietas y embarazarse. Felizmente para él todavía existen mujeres como Kelly, que visten provocativamente y tienen la mirada franca de la aprendiz de ninfómana que quiere verga en su pose favorita. Ambos coinciden en que el doggy es lo más sexy que existe. Al acomodarse para follar, nada mejor que jalar del cabello mientras la penetra con energía renovada. Ella se deja y disfruta del momento, de la unión de dolor y placer.