Fui su amante por tres años en Río Ibáñez

10 min

Me quedé con el sabor de su semen en la cara y así llegué a mi casa donde me bañé para esperar a mi marido Ese fue el comienzo de una serie de conflictos que el bien sabe y mientras lo recuerda se lame, me cogió mi trasero estrenando su pene en mi fui su amante cerca de tres años en los que me cogió. En todo ese tiempo me abrió todos mis orificios naturales de una manera como no lo había hecho ningún hombre antes. Y yo se lo permití sin oponerme a ninguna de sus perversiones. Jamás me opuse a mi propia degeneración.