Iloquina enamorada se deja grabar y meter la verga

14 min

Cuando una mujer está enamorada no piensa con claridad y por eso ella acepta no solo que se la follen por todos sus orificios sino además que su pololo grabe todo la escena con su videocámara nueva. No sospechaba que el tipo tenía aviesas intenciones pues sus sentimientos no eran transparentes y solo la quería para meterse unos polvos y grabarla para intercambiar material pronográfico con otros tipos tan enfermos como él. Así que mientras ella le abre sus corazón y sus piernas pues el amor la inunda, él la llena de semen y la piensa utilizar para sus más enfermos caprichos.