Incesto en El Tabo con mi hijo hecho califa

12 min

Mi hijo ya es mayor de edad y me lo quiero comer. Me da pena que no pueda disfrutar de una vagina como la de su madre, pero que se le puede hacer; solo queda resistir la tentación por todo el cariño que le tengo. Pero nada puede evitar que piense en él mientras me coge mi segundo marido. Desde que nos divorciamos no he vuelto a saber de su padre pero quizás me dé el trabajo de ubicarlo y meterme unos polvos con él para imaginar que es mi propio hijo el que me penetra en todas las poses posibles.