Inocencia perversa de mi amiga desflorada analmente en Quellón

11 min

Mi amiga es bien inocente, tanto que me deja meterle la mano y tocarle la concha; por eso decidí tirármela haciendo creer que éramos novios. Estaba cerrado y cuando le abrí la concha con la punta de mi cabeza, pude sentir que mi pene no entraba: ella se mordía los labios de dolor o ansiedad, entonces decidí darle la vuelta y comerme su vagina que estaba igual de cerrada pero acá si decidí abrirlo con todo, y así que fue con todo porque ella se quejó, lloró y pidió permiso para irse, obviamente no la dejé hasta romperle el ano por completo.