La abrí como un pavo de navidad a esa culona

21 min

Una vez cuando atendía a un cliente como lo suelo hacer en las madrugadas; observaba que este era muy alto y delgado. Cuando lo desnudaba en mi cuarto para jugar con su polla, pude notar que su mirada estaba perdida: pensé que estaba en drogas, pero de la nada me dijo que soló quería lamerme los pies: eso hizo toda la noche. En realidad fue algo placentero e innovador, pero me llamó mucho la atención que solo me hiciera eso, ni una chupada concha, ni lamida de culo y ni se dejó que yo lo tocara. Todo fue muy extraño.. ah y cuando se fue me dijo: fue bonito relacionarme contigo.