Lamiendo el pene de mi pololo en Choapa

25 min

La primera vez que vi el pene erecto de mi pololo, creo que fue tanto el asombro que no sabía qué hacer, así que lo comencé a lamer; como quien lame una paleta de helado, pero esto se sentía más rico, y lo sentía en todo mi cuerpo, hasta en mis partes íntimas: de esa manera creció y me dieron ganas de seguir chupándolo hasta que volviera a su tamaño natural, en eso salió algo blanco que me dio en toda la cara y no pude ver mucho más. Cuando me lo quité de la cara todo había vuelta a la normalidad.