Le limpié su vagina sucia con mi verga barrendera

11 min

Cuando uno tiene muchas ganas de coger, no se puede andar con exquisiteces. Mi vecina es bastante cochinita pero lo bueno es que no se hace de rogar a la hora del sexo. Fui a visitarla. La panocha de esa hembra estaba cremosa y así me gustaba, pero esta vez la sentía sucia y apestaba un poquito. No le quise dar anal porque sabía que el pito se me iba a ensuciar de mierda; así que solo hice que me saque la leche y cierre los ojos mientras se lo tiro encima. Al final también le metí su lapo para que aprenda ser limpia.