Le llena la vagina sin quitarse las medias

13 min

Este huaso sin mucha elegancia se coge a su polola en un cuarto de hotel y no para hasta llenarle la vagina con su semen. La flaca colabora en todo momento pues el tipo es de mucha energía y le gusta coger con rudeza, sobre todo haciendo uso de la almohada para ahogar los quejidos que profiere la hembra mientras él la va penetrando en un vaivén de velocidad creciente, en un metesaca que no pierde el ritmo, entrando y saliendo de ella que lo disfruta mientras el colchón cruje. Cuando a voltea, el tipo le abre las nalgas para verle bien el ano que piensa romperle en la siguiente sesión.