Me besó y me metió la mano en la vagina

8 min

En la parrillada en la casa de campo de mi amigo pude notar que Michael estaba ahí; él siempre me gustó desde que lo vi, así que no iba a desperdiciar una oportunidad de conocerlo. Me acerqué tímidamente a él; pero me recibió como si nos conociéramos de tiempo y con un fuerte abrazó me dijo que nos vayamos al último piso. Fuimos de lo más normal, hasta que él volteó y me besó: no supe que hacer, y cuando estaba por decirle que no quería nada de sexo, sentí su mano en mi vagina y sus dedos dentro de mí; eso fue suficiente para que al rato me coja en su habitación mientras que yo le decía para casarnos los más pronto posible.