Me gusta lamer a mi tetona todos los lunes

43 min

A mi polola le encanta que le bese y le lama el cuerpo. Me gusta empezar por sus tobillos e ir subiendo. Al llegar a sus piernas le pasé mi lengua de arriba abajo para marcar mi territorio; y al llegar a su conchita sentí que estaba en el paraíso. Todo era rosado, hermoso y olía a perfume; por eso metí mi cara hasta ahogarme con esa vulva rosada. Rápidamente pude sacar mi pene y clavarla en su cama: estaba agarrado de sus senos mientras le rompía la panocha sin piedad. Gritaba como loca. Por eso le puse mi polo para taparle la boca y no nos escuchen. Fue una gran faena y eso que aún faltaba su regalo de la noche.