Me gustan los vergones que la tienen como un mazo

12 min

Desde que conocí a Jamal supe que tenía que tenerlo en mi cama. A mí me gustan los negros enormes como él, y con una verga del tamaño de un mazo, con la cabeza bien grande y ancha que apenas me pueda caber en la boca; y en la vagina, o en el culo, era un doloroso placer tenerla puesta. Él no me decepcionó y me lo hizo como a mí me gusta: con rudeza y con pasión. Se dejó llevar por el desenfreno y me sacudió la panocha por varias horas tal como me agrada. No como esos alfeñiques que apenas resisten dos polvos.