Me operé los pechos y mi vida cambió para siempre

11 min

A los 29 años y con un cuerpo bastante llamativo no podía evitar sentirme un poco fea pues no había tenido más que dos novios. Pero todo cambió cuando me operé de los pechos. Simplemente acepté una oferta descarada que me hizo un cirujano morboso. A cambio de la cirugía fui su amante por dos años. Pero una vez cumplido el plazo quedé libre y pude acostarme con quien yo quisiera. No tardé en conocer a un buen hombre a quien le metí el cuento que era casi virgen y así pude casarme con él y vivir holgadamente sin hacer casi ningún esfuerzo. Solo permitiré que se haga una buena rusa entre mis senos cuando él quisiera.