Me rompió el culo pero resistí como una profesional

10 min

Todo comenzó tierno y lindo hasta que me decidió darme por atrás, lo cual fue horrible porque me dolía mucho y todo su grueso pene no me entraba; también me nalgueaba tanto que tenía todo el trasero rojizo ardido. Decidí que acabará ahí mismo para evitar el mal olor de su semen en mi boca. El muy cretino me lo metió un buen rato antes de terminar. Lo bueno es que después quedó rendido y empezó a roncar como una motosierra. Así pude escabullirme a mi cuarto donde me di un largo baño y quedé limpiecita y bien perfumada para reunirme con mi siguiente cliente que sí era todo un caballero y no un bruto.