Mi mujer me mostró el culo sin calzón

10 min

Cada vez que veo a mi esposa paseando alrededor mío sin calzón o con unas bragas pequeñísimas, me dan ganas de meterle pichula en mi pose favorita de estilo doggy. Ella colabora o a veces se hace la difícil según su humor, aunque yo preferiría que se callara la boca y se acomode en cuatro para poder llenarle la vagina con mi semen. Felizmente varias mañanas se comporta de manera adecuada desde mi punto de vista y entonces puedo disfrutar de un rapidín donde expulso mi leche y quedo preparado para ir a trabajar con una sonrisa a flor de labios.