Mi tía me encerró en la cocina para coger

21 min

Cuando mi tía Edith venía a la casa me gustaba saludarla, pero esta vez vino con un jean pegado que se notaba todo su gran culo; ella era una señora de 38 años, cabello crespo, test blanca y se notaba que le gustaba el sexo. En esos momentos se me paró el pene y con el pretexto de saludarla, me acerqué a ella. Todo mi pene rozaba su cintura y buenas partes de sus caderas. Luego en la madrugada no aguante y salí a la cocina y, para mí suerte, ella estaba ahí. Nos fundimos en un beso apasionado y empezamos a fajar ahí mismo.