Practicando el 69 con el amigo de mi marido

14 min

Eduardo me daba mucho placer lamiendo mi sexo mientras yo chupaba de su miembro la postura fácil y cómoda en la que estaba recostado sobre los almohadones de la cabecera de la cama boca arriba o boca abajo con las piernas abiertas las rodillas ligeramente flexionadas y guardo tumbado, con su cabeza entre mis piernas de manera que su boca estaba muy cómoda, cambiamos de postura varias veces para conseguir el máximo placer los dos por más de un rato. Mis hábitos diarios no cambiaron esto porque la hora de la cena llegaba ahora éramos dos, mi marido nunca se enteró de lo que yo hacía con su amigo.