Riquísima rubia de Quirihue la clavan en cuatro en sofá

5 min

Ella es una rubia que está más buena que comer con las manos. Y él tiene ganas de coger desde el mes pasado. Esa verga dura la atraviesa como si fuera un cuchillo caliente y ella un pedazo de mantequilla. La ensarta como a una albóndiga y ella se acomoda, arqueando su cuerpo para que la penetración sea más profunda y placentera. Gemidos van y gemidos vienen mientras la tensión va creciendo hasta explotar en un clímax intenso. Esa rubia es la más puta del barrio de Quirihue y no es para menos pues la hembra no sabe decir que no a cualquier insinuación, parece que sufre de libido desordenada o alguna otra forma de ninfomanía.