Se lo hago de pie sin quitarle completamente el bikini

7 min

Nos ganó la calentura y como no había una cama disponible pues se lo hice de pie en la sala. La postura no era muy cómoda para coger pero ella colaboró en todo momento en su penetración. Es que verla con ese bikini que dejaba poco a la imaginación me puso como un oso cariñoso, un oso dadivoso que lo único que quería era regalarle un poco de mi amor y regarla por dentro con mi simiente. Como punto adicional, ella se dejó grabar sin ningún problema, lo que origino otro contratiempo pues ella estaba mira que mira a la cámara pero no se perdió detalle de ese encuentro apasionado.