Señora de Ñuble me acoge en casa para calentarla

20 min

En las frías noches de invierno, nada mejor que una buena cogida para calentarse. Mi anfitriona ya es mayor y las tetas le cuelgan pero en la cama se comporta como una jovencita. Mejor dicho, en cualquier parte se mueve como si tuviera 20 años pues en esa ocasión nos dimos un buen revolcón en su sala, aprovechando que su marido se había ido a jugar fútbol con los amigos. La wea es que podía regresar en cualquier momento así que al placer del momento se agregaba la adrenalina de ser interrumpidos en cualquier momento. Me gusta hacerlo así, con los sentidos atentos al máximo.