Sexo brutal con una punk drogadicta de La Pintana

10 min

Ella fue todo un descubrimiento. Por solo unas monedas me la podía coger toda la tarde de una manera brutal. Siempre he sido un sádico amante de las prostitutas baratas, pero ya no son como las de antes. Ahora no permiten que ni les muerdas las tetas. Pero esa drogadicta de mierda se dejaba hacer de todo. Estaba completamente insensible por los estupefacientes que se metía directamente al cuerpo, por la nariz o directo a la vena. Yo también a veces fumo algo para tener sexo de manera exponencial, pero prefiero lo natural y abusar de ella como una muñeca.