Tres dedos en el culo y un pene en la vagina

5 min

Le metí tres dedos de mi mano a su culo para que no se cierre, en eso se la metía por delante y la gringa con sus ojazos me miraba de manera letal. Para finalizar me dijo que me vaciara normal en su concha; ella tenía muchas pastillas para tomar al día siguiente. Así que no lo dude un instante más y me clavé dentro de ella para que sintiera mi potencia aun a la edad que tengo. Ese culo juvenil me transportó a mis años mozos y así pude gozar sin disimulo, de unos días de paz y tranquilidad.